¿Yoga para niños?

Los mismos beneficios generales asociados al Yoga, surten efecto también en los niños. La práctica cada vez se vuelve más aconsejable para los padres ya que el trabajo sobre el estiramiento y la fortaleza de nuestros músculos practicada en el Yoga, puede acompañar muy bien al crecimiento de los niños. Además, se cree que durante su desarrollo, los niños a distintas edades atraviesan varias crisis de ansiedad y, llevarlos a un estado de conciencia elevado sobre sí mismos y su cuerpo, puede proveerlos de herramientas en el futuro para controlar sus crisis.

Distintos especialistas recomiendan que la práctica en niños comience a la temprana edad de entre 4 y 6 años, conjuntamente con el comienzo de la etapa escolar, cuándo el niño empieza a desarrollar habilidades físicas e incluso de introduce en la práctica deportiva.

El Yoga es un perfecto acompañamiento para el deporte que pueda realizar un niño. Médicos alrededor del mundo han desarrollado estudios dónde afirman que un mix ideal es el de Yoga, con natación y algún deporte recreativo social.

El ritmo del cuerpo, la melodía de la mente y la armonía del alma crean la sinfonía de la vida. — B.K.S. Iyengar

  • Se desarrollan mejor físicamente
  • Mejoran su flexibilidad
  • Aprenden como relajarse fácilmente
  • Aumentan su fuerza y estamina
  • Mejoran su capacidad de concentración
  • Aprenden a meditar y relajarse